Una fracción de segundo

Si nunca hubiéramos visto por televisión una carrera ciclista y solamente la viésemos pasar ante nuestros ojos en un punto concreto, no tendríamos nada claro “de qué va esto”.

Demasiado tiempo de espera, viendo la publicidad que invade por cada rincón, amenizado por los comentarios del animador, para que todo termine en una fracción de segundo, viendo pasar a una multitud de “supuestos ciclistas a 60 Km hora, que con suerte y si has sido uno de los sufridos espectadores de primera linea de valla que lleva más de una hora esperando de pie a que ocurra tan “magno evento” deportivo.

Todo está montado para que sea más divertido ver el sufrimiento de estos deportistas desde el cómodo sofá de nuestras casas, que consumamos el incesante bombardeo de publicidad, los ácidos y a veces inoportunos comentarios de quienes nos narran esta “aventura”.

Vamos, que en lo que te rascas un ojo, como no estés atento toda ha terminado.

 

Para que por un día, la ciudad de Logroño haya tenido su repercusión mediática ha habido que “sufrir” o “invertir”, llamémoslo como queramos, el acometer obras impuestas por la organización, que no digo que esté mal el cambio de pavimento de la Gran Vía, que le hacía falta desde hace mucho tiempo, pero que el desencadenante sea la imposición de una empresa privada es fuerte.

Movilizar a las fuerzas locales de orden público, reorganizar el tráfico ciudadano y cortar avenidas principales de la ciudad. Todo ello supone un “coste económico” que no me toca a mi valorar, solo poner de relieve, si con los tiempos que corren es más importante invertir en  la imagen de la ciudad (a cambio de dinero público) o nuestros políticos debieran acometer otros asuntos, que a lo mejor son más importantes para el interés común público.

Como nadie nos ha preguntado, pues no lo pedemos responder. Así, que como en todas las sociedades democráticas hay derecho a la oposición y a la libertad de expresión y eso es lo que pusieron de manifiesto unas decenas de ciudadanos que no estaban de  acuerdo con el “gasto” que ha supuesto el paso de la Vuelta Ciclista a España 2012, cuando hay otras partidas más urgentes sin atender.

Quien debíera haber tomado nota de la queja la tomó???, pues no lo se, pero ahí quedó planteada por unos cuantos ciudadanos.

  
B O L E T I N