Promesas de amor

Un paseo de sábado, me llamó la atención un candado con una fecha. Todos los hemos visto en alguna ocasión. Pero…. ¿de dónde procede esta práctica???

Federico Moccia, escritor italiano, publicó su novela Tengo ganas de tí (2006), dando nacimiento a un rito nacional.

Miles de italianos y turistas, al igual que sus personajes, se suman a un pacto de amor cerrando un candado con las iniciales de ambos en la barandilla de un puente romano, para después arrojar la llave a las aguas del río, como metáfora de eternidad.

Se trata de Ponte Milvio situado sobre el río Tiber, que atraviesa Roma, construido originalmente por Nerón en el 206 antes de Cristo, aunque el actual es del año 1429.

Este ritual se ha extendido a muchos puente de nuestra geografía, independientemente de que por debajo de ellos pase un rio, el metro o el tren.

Sirvan estas líneas para dar un poquito de luz a tan extendida tradición, que seguro será desconocida para la mayoría de los enamorados que se juran fidelidad y amor eterno.

(Igual de desconocida era para mí justo antes de que me “picase la curiosidad”).

Actualizado 28/2/2012

Gracias a Anselmo Ruiz Martínez, que me ha sugerido nuestra versión española del mismo momento en boca de Machado.

Dentro de Campos de Castilla, 1912, libro fundamental, destaca -entre otros- el poema titulado “Campos de Soria”. Se compone de nueve partes en las que Machado -en vísperas de un largo viaje- nos da su visión de Castilla: el paisaje en las distintas estaciones, los hombres, la ciudad de Soria… Las tres últimas partes son una despedida de aquellos aspectos de la tierra más allegados a su sensibilidad. La parte VIII (juntamente con la VII) son las más conocidas:

“Estos chopos del río, que acompañan

con el sonido de sus hojas secas

el son del agua cuando el viento sopla

tienen en sus cortezas

grabadas iniciales que son nombres

de enamorados, cifras que son fechas.”

  
B O L E T I N